MARTUTXA

NUESTROS ILUSTRADORES - MARTUTXA

 

Nacida en la década de los 80, llegó a este mundo en dos partes: si en Madrid despertó entre llantos y gemidos, entre las olas suaves y mecidas del mar Mediterráneo su corazón empezó a latir. Esta rareza es lo que marca la fuerte personalidad Martutxa Casares.

Y quién es... Pues es una gata de agua, es del verde, de historias contadas, de lunas menguantes, del mar, de la brisa fresca y salada y es: de la blanca espuma, la misma de donde salen las historias de pescadores y pescados. Y como gata que es, vive en libertad, con la fuerte independencia de su alma, que es necesaria para sentirse viva y poder respirar en los confines del horizonte sin miedo a caerse, porque sabe, que levantarse no cuesta mucho cuando sabes volar.

Con un imaginario muy amplio, esta mujer que vive a caballo entre la ciudad y el mar, posee un cerebro inquieto, activo, despierto y muy curioso. Esa curiosidad innata que funciona casi como una esponja, hace que su ilustración sea fresca, limpia, directa, emotiva y sobre todo muy intensa. Con un estilo ambiguo en el que une: la inocencia y calidad de la forma y la línea, con la madurez emotiva, fuerte y sin miedos de la estructura expresiva y la temática de su obra.
Y aunque con formación académica clásica en ilustración y diseño, la mayor parte de su yo más artístico y su cultura visual es fruto de esa inquietud casi hiperactiva tan cotizada en el mundo actual.

El trabajo de esta gata de mar, está lleno de talento, es minucioso, constante y tenaz, haciendo que sus obras, cargadas de historias guardadas entre líneas y rasgos muy marcados, sean expuestas con gran éxito tanto por el público como por la crítica. Sólo hace falta ver que sus exposiciones se repiten anualmente tanto en locales de arte como en galerías, y no sólo eso; la gran versatilidad de esta buceadora de tesoros, le ha conferido la capacidad de poder trabajar para agencias de publicidad, estudios de diseño y de interiores, aportando frescura y solidez armónica a los proyectos encargados. Pero no sería un animal libre y feliz, si todo lo que ella sabe no pudiera transmitirlo a las nuevas generaciones de felinos inquietos que desean atrapar sus propios pájaros en las ramas más altas de los árboles, por ello Martutxa también da clases y enseña sin pudor, las técnicas de la ilustración.

Así es Martutxa Casares: fresca, directa, curiosa, libre y una especie de sirena o alma felina de gata que nació en dos partes.

Pedro Alón.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede saber más sobre nuestra política de cookies aquí

Acepto